¿Qué le vendemos a China?

Esta pregunta me fue hecha al termino de una conferencia que impartí en México en verano del 2006, justo después de comentar como iba  mi experiencia en China después de un año de haber arribado a ese país, se me acerco una persona y me preguntó ¿qué le vendemos a China? mi respuesta inmediata fue, ¿qué tienes para venderle?

Si no me traiciona mi memoria, recuerdo que en esa conferencia hice un comentario referente a que México por el tamaño de su economía y su proximidad a los Estados Unidos, nada más el ser vecinos sería un objetivo natural del crecimiento de la potencia asiática y comenté que deberíamos de seguir de cerca el desarrollo y crecimiento de las empresas en ese país, recuerdo haber puesto un ejemplo ficticio donde les dije:

Imaginen que son dueños de una empresa que se dedica a hacer puertas plásticas para exportación, las ventas son muy buenas y tienen la oportunidad de crecer debido al tamaño del mercado (que claramente es los Estados Unidos) y automatizarla, pero debido a que piensan que así está bien y les duele invertir en su negocio un par de millones de pesos, no lo hacen.

Y al mismo tiempo se encuentra un pequeño empresario en China haciendo puertas de menor calidad y vendiendo a su mercado interno, un mercado al que nadie voltea a ver, que todo mundo desconoce y que por ser “un país comunista” no vale la pena ir a vender puertas, este micro empresario al no tener competencia comienza a crecer y a crecer hasta que se convierte en una empresa grande y con capacidad de exportación, por lo tanto comienza a ver nuevos horizontes sobre todo al país que los Chinos tanto admiran, al que es su punto de referencia los Estados Unidos, acto seguido comienza a ver cual es su mejor opción para estar a precios competitivos además de ser capaz de entregar justo a tiempo, se da cuenta que la mejor opción es vender desde México.

Así que se decide instalarse en el país latinoamericano, pero al hacerlo se topa con competencia, una empresa mexicana de calidad y tamaño medio, por lo que decide instalar su nueva empresa justo frente a la empresa mexicana, con la diferencia que establece una empresa totalmente moderna y automatizada, lo que le da como resultado precios más competitivos que la competencia, pero hay más, decide que es tiempo de quedarse con el mercado de esta empresa, así que estructura un plan de donde sacrifica gran parte de sus ganancias por un tiempo hasta que su marca se posicione y pueda sacar del mercado a la empresa mexicana. Con el tiempo, el mexicano se ve obligado a cerrar porque no cuenta con la maquinaria necesaria para hacer frente a la nueva empresa que se puso justo en la cera de enfrente.

Lo se, es una historia un poco descabellada pero hoy a diez años de distancia doy un par de ejemplos no tan agresivos pero igual bastante impresionantes.

El primero es la marca de celulares XiaoMi 小米, (pequeño arroz) todavía un poco desconocida en México, pero que ha sido en los últimos años en China una marca que ha marcado la tendencia en cuanto a celulares y artículos electrónicos se refiere. Esta empresa comenzó vendiendo teléfonos inteligentes a precios muy accesibles pero con una calidad de construcción que compite contra las mejores marcas del mundo HTC, iPhone, Samsung, entre otras, al día de hoy ha llegado a posicionarse de tal manera en este país asiático que tiene más ventas que cualquiera de las marcas mencionadas.

¿Les suena la historia? Una empresa que entra con un producto de calidad tipo A a precios de calidad C, para competir con los titanes globales en el mundo de los Smartphones, por lo visto no estaba tan errado.

Y puedo continuar así con una serie de marcas que poco a poco comienzan a presentarse en el escenario global como algo nuevo, pero que en su país tienen años y años que los respaldan, Alibaba 阿里巴巴, Wechat 微信, Huawei 华为, Lenovo 联想集, entre otras.

Esta entrada la escribo como resultado a una nota que leí hace un par de semanas en el periódico que decía lo siguiente: “Empresarios chinos compran en 740 millones de euros al AC Milán” 

i1ivss50fgmphiz5o6ge

Lo que me le lleva a responder el día de hoy nuevamente la pregunta que me fue hecha hace 10 años y que es el título de esta entrada ¿Qué le vendemos a los chinos? mi nueva respuesta: Espero que sean  productos y no terminen siendo nuestras empresas.

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s