China –Silicon Valley: Cuando el alumno supera al maestro.

«He trabajado décadas profundamente incrustado tanto en Silicon Valley como en la escena de tecnología en China, trabajando en Apple, Microsoft y Google antes de invertir e incubar en docenas de Startups chinas. Puedo decirte que Silicon Valley parece francamente lento en comparación con su competidor en el Pacífico».

Kai Fu Lee, AI Superpowers: China, Silicon Valley, and the New World Order.

A finales del año pasado organicé una agenda de inmersión en el sistema de innovación y emprendimiento de China, para una de las compañía más importantes de Tecnologías de la Información en Latinoamérica.

Mi conocimiento sobre el ecosistema de desarrollo e innovación en China proviene de vivir por diez años en el país asiático (2005 al 2015), y regresar desde entonces mínimo una vez al año por periodos de varios meses. En todo este tiempo me he dedicado a comprender como se desarrollan negocios en China además de vivir y estudiar sus políticas de innovación, así como el desarrollo social y tecnológico.

Como especialista en transferencia de conocimiento, en los últimos años he tenido la oportunidad de observar, investigar y viajar por el mundo, tratando de comprender los diversos ecosistemas de emprendimiento e innovación. Además de China, he tenido la oportunidad conocer instalaciones como el CERN (Organización Europea para la Investigación Nuclear) en Suiza, aceleradoras e incubadoras de negocios en Inglaterra, Alemania, Hungría, Corea, México, entre otras.

Sin embargo, a pesar de conocer varios sistemas de emprendimiento e innovación en diferentes continentes, me seguía faltando lo que muchos consideran la joya de la corona; Silicon Valley.

Por lo tanto una vez terminado el proyecto de China (en sus tres ciudades principales Beijing, Shanghai y Shenzhen), decidí en mi regreso a México, hacer una parada de una semana, en la costa oeste de los Estados Unidos con la intención de conocer de primera mano los corporativos e instalaciones de las grandes empresas tecnológicas, así como, el ecosistema de emprendimiento de la región.

Que mejor manera de conocer este lugar que teniendo como guía a mi gran amigo Jorge Zavala, gran conocedor y experto de la región. Así que durante esa semana me llevó a conocer las instalaciones de las  grandes compañías de tecnología e instituciones universitarias, entre ellas me llevó a 42*.

Fue justo con mi visita a 42 donde inició mi aventura en le valle del silicio, debido a que gracias a esta visita decidí enrolarme en su programa de estudios denominado «piscine», que  me permitió vivir y experimentar más a fondo, el ecosistema de innovación y emprendimiento durante un mes.

Primeras impresiones

Mi primera impresión de la bahía después conocer varias de las pequeñas ciudades que la conforman fue algo desconcertante. Esto me llevó a la siguiente conversación con Jorge:

Se siente muy tranquilo el ambiente, no solo en San José, sino en toda la región, no se siente el fervor de la tecnología en las calles, la gente caminando por todos lados o el dinero fluyendo, a lo que Jorge me respondió:

«No se siente porque la mayoría de las personas está en su trabajo, dentro de las grandes corporaciones o en sus talleres innovando, trabajando en cambiar el mundo. Recuerda que las grandes empresas que están cambiando al mundo están establecidas aquí, aunque no lo veas y no lo sientas».

Con eso en mente a mi regreso ahora como estudiante y observador, comencé a tratar de comprender la diferencia entre ambas regiones, su evolución y su impacto, resultado que trataré de explicarlo con tres anécdotas y me apoyaré de los comentarios de Kai Fu Lee y su libro: Superpoderes de la IA: China, Silicon Valley y el Nuevo Orden Mundial, el que tuve la oportunidad de leer en poco antes de mi estadía en 42.

That´s evil

En un evento sobre “El futuro de las plataformas de enseñanza E-Learning”, organizado por el Norway’s Open Innovation Lab al que tuve la oportunidad de asistir en la zona financiera de San Francisco, se trató el tema sobre cómo evolucionarán las plataformas de enseñanza y lo que esto significará para pequeñas y grandes empresas, empresarios y otras personas que buscan nuevas y más ricas experiencias de aprendizaje.

Los ponentes del evento fueron: Phil Komarny Vicepresidente de Innovación para Salesforce.com, Sam Herring vicepresidente y gerente general de Intrepid by VitalSource y Matt Hasel Co-Fundador de TriPoint Lab, este ultimo fue encargado de  supervisar el desarrollo de contenido multimedia y aplicaciones interactivas para la enseñanza de anatomía en la escuela secundaria, estudiantes universitarios y de medicina en la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford.

Durante su intervención (bastante interesante), Matt comentó sobre como funcionaba la plataforma educativa de Standford y los grandes alcances que habían logrado con los años. En uno de sus ejemplos, mencionó que habían tenido un alcance de aproximadamente quince mil alumnos, pero que habían enfrentado un gran problema, la interacción con los estudiantes y por lo tanto su retroalimentación.

Esto me hizo recordar un artículo que había leído unos meses atrás sobre el uso de la Inteligencia Artificial en las Super App’s y cómo gracias a eso se había logrado una retroalimentación en tiempo real de los usuarios en las plataformas E-Learning en China.

Al final del evento y con esta idea en mente, me acerqué a dos de los ponentes, mi primera pregunta hacia ellos fue si conocían las Super App’s, la respuesta de uno de ellos fue negativa y la otra positiva, después me dirigí a Phil quien fue el que contestó afirmativamente y le pregunte que si estaba consciente de que en China ese problema de retroalimentación en tiempo real ya lo habían logrado superar, y su respuesta fue: I Know, but That is evil, (Lo se, pero eso es malvado), eso refiriéndose al uso de la información en China, sobre todo al nuevo Sistema de Crédito Social (Social Credit System).

A lo que le respondí: Yo no me refiero a su uso gubernamental, me refiero a su uso social y de negocios, y en este caso el problema que ustedes están enfrentando con la tecnología, en China ya lo resolvieron hace un par de años.

¿Qué es lo que deduzco de este episodio? Como dicen en el derecho: la ignorancia no exime del cumplimiento de la ley, lo mismo sucede con la tecnología, el hecho de no ver que están haciendo los demás no te exime de que vayan más adelante que tú.

En otras palabras, mientras en Silicon Valley, se ufanaban de acceder a quince mil estudiantes sin retroalimentación, en China se llevan a cabo, transacciones diarias de cientos de millones de personas con retroalimentación en tiempo real, gracias al uso de la Inteligencia Artificial, el blockchain, Deep Learning y las Super App’s, lo que en Silicon Valley hasta el momento, no logran descifrar como hacerlo.

En palabras de Kai Fu Lee:

No hace muchos años, el retraso de China era de décadas comparado con los Estados Unidos en Inteligencia Artificial. Pero en los últimos tres años China ha sido atrapado en una fiebre de la Inteligencia Artificial, y ha experimentado una oleada de desarrollo en este campo y está muy lejos de lo que vemos en el resto del mundo.

Eso aquí no se menciona

Durante mi estadía en 42 y mientras estaba programando, tuve la oportunidad como es común en estos lugares, de conocer personas de todo el mundo y entablé una buena relación con alguien de Taiwán, con quien generalmente intercambiaba ideas sobre los  sucesos que se estaban dando en esos días entre China Continental y Taiwán.

En una de nuestras pláticas se encontraban en las computadoras aledañas una persona de China de la ciudad de Dalian (ciudad situada en la provincia de Liaodong al norte de China) y un chino de origen Hongkonés.

En una platica que tenía con la taiwanesa sobre la aplicación de la tecnología en el uso cotidiano de la población, inesperadamente intervino la persona de Dalian, sus palabras fueron: “Wow you know China better than me” (Wow, tú conoces China mejor que yo), cuando comencé a platicar con ella sobre el uso de plataformas como Wechat, Alipay, JD, etc., ella se veía un poco desorientada porque parecía que no sabía lo que estaba sucediendo, razón por la que le pregunté, ¿cuánto tiene que no regresas a casa? Cinco años me contesto.

Tú que estás interesada en la tecnología como todos los que nos encontramos aquí, le comenté, deberías regresar a casa en cuanto puedas para que conozcas de primera mano lo que están haciendo las grandes compañías de tecnología, aquellas como Alipay y Wechat. Fue en ese momento cuando el Hongkonés que hasta entonces era solo un espectador, entro a escena y me dijo: «Eso aquí no se menciona».

Surgiendo la siguiente conversación:

Yo – ¿Eso aquí no se menciona? Le pregunté.

El – No, esas cosas no se hablan en Silicon Valley,

Yo- Pues puede que de esas cosas no se hablen aquí, pero de que se utilizan aquí diariamente no me cabe la menor duda.

El – ¿A que te refieres?

Yo – A que el día de ayer compré mi mandado en el centro comercial y pagué con Wechat.

El – ¡No lo creo, no es posible! dijo con incredulidad.

Yo – Bueno es muy fácil que lo corrobores, la próxima vez que vayas al centro comercial ve a este súper y me dirás si se puede o no.

Finalmente te recomiendo (le dije) que comiences a ver que lo sucede de aquél lado del mundo, tu tienes la ventaja de que conoces el idioma y la cultura, ahora ve que están haciendo en China Continental y ve como lo puedes aplicar aquí.

¿Cómo lo hacen en China?

Durante un evento de HP al que asistí en San Francisco, se presentaron una serie de proyectos sobre realidad virtual donde regalaron un Headsets con un valor aproximado en el mercado de $350 usd. Una de las representantes del Consulado de México en la localidad, me pregunto: ¿Se hacen este tipo de eventos en China? Y de ser así ¿cuál es la diferencia?.

Mi respuesta inicial fue, si se llevan una serie de eventos de este tipo constantemente en Beijing, Shanghai, Shenzhen y otras tantas ciudades, no necesariamente regalan cosas como en este evento y, con respecto la diferencia en estos momentos no te la puedo decir, ya que no es muy evidente todavía. Sin embargo, conforme fue transcurriendo el evento, estas fueron saliendo cada vez más a la luz y las explico.

Al ingresar al lugar podíamos ver en las diversas pantallas una dirección electrónica a la que tenías que ingresar y contestar una serie de preguntas, esto serviría para generar una base de datos y al final poder entregarte el Headset de RV.

Sin embargo, el problema surgió en cuanto inició el evento y las pantallas dejaron de mostrar la dirección web, debido a que comenzó la proyección del contenido de las presentaciones. Esto dio como resultado, que las personas que no se habían dado el tiempo de ingresar a la página para registrarse o aquellos que no habían llegado todavía, no pudiera darse de alta debido a que no sabían la dirección web, justo lo que le pasó a algunos de mis acompañantes quienes me pidieron la dirección para poder registrarse.

¿Qué fue lo que sucedió al final? Entregaron todos los Headsets de buena voluntad preguntándonos si ya nos habíamos registrado en la página web.

¿Cómo lo hubieran hecho en China?

Al ingresar al lugar del evento hubieras encontrado códigos QR por todos lados, los cuales con el simple hecho de escanearlos con tu aplicación de Wechat o Alipay te hubieras registrado automáticamente en menos de 1 minuto y sin necesidad de llenar nada, en ese momento los organizadores hubieran tenido toda la información que necesitaban sin tener que actuar de buena voluntad.

Así que contestando a la pregunta inicial de ¿cuál es la diferencia? Podría contestar que es muy grande poniendo a cualquiera de las ciudades mencionadas en China con lo que sucede en Silicon Valley.

Para Kai Fu Lee la diferencia es la siguiente:

Las grandes empresas de Silicon Valley están acumulando datos de su actividad en sus plataformas, pero esos datos se concentran en gran medida en su comportamiento en línea, como búsquedas realizadas, fotos subidas, videos de YouTube vistos y publicaciones “me gustó”.

Las empresas chinas, en cambio, están recopilando datos del mundo real: el qué, cuándo y dónde de compras físicas, comidas, cambios de imagen y transporte. El aprendizaje profundo (deep learning) solo puede optimizar lo que puede “ver” por medio de datos, y el ecosistema de tecnología físicamente fundamentado de China le da a estos algoritmos muchos más ojos en el contenido de nuestra vida diaria.

A medida que IA comienza a electrificar nuevas industrias, el hecho de que China acepte los detalles desordenados del mundo real, le dará una ventaja sobre Silicon Valley. (p. 56)

Conclusiones

La verdad es que podría poner más ejemplos, sin embargo, creo que con los expuestos  puedo dejar claro mi punto y este es si lo ponemos en blancos y negros, que no existe un claro ganador, debido a que los siete gigantes de la era de la IA (Google, Facebook, Amazon, Microsoft, Baidu, Alibaba y Tencent), que están cambiando al mundo, hacen los verdaderos ganadores seamos los usuarios.

Con respecto a mi primera impresión sobre el sentimiento en la Bahía, su tranquilidad y su falta de movimiento e innovación en las calles, puedo concluir que aunque es cierto que las grandes compañías están innovando para cambiar el mundo, no se han dado a la tarea de bajar esa innovación a la vida cotidiana y a las personas de la región, cosa que es muy diferente en China.

En China aproximadamente en un noventa por ciento de su territorio sin importar el tamaño de la ciudad (esto es muy importante), la tecnología está al alcance de las personas, la sociedad cashless (sin efectivo) no es idea, es una realidad, no importa la edad de las personas, niños, jóvenes, adultos, adultos mayores, utilizan las Supper App´s para realizar y recibir pagos en su vida cotidiana.

En algunas ciudades puedes ver carritos autónomos entregando paquetería de algo que compraste en línea la noche anterior, no importa si vendes frutas o autos, si te hospedas en un hostal o en un Hotel de super lujo, la renta de autos y bicicletas en la calle, el pago con código QR es bien recibido. Enviar dinero a tus amigos o familiares es de lo más sencillo, al igual que el pago de tus servicios, entre otras muchas cosas.

En China no solo están trabajando en las corporaciones o en sus talleres en tratar de cambiar el mundo, los emprendedores, están cambiando su país en tiempo real y esto los llevará a ser capaces de ir globalmente en los próximos años, porque hay que recordar:

«En China para que un desarrollo o impacto de un producto sea exitoso, debe de ser mayor de seis dígitos, es decir, millones de usuarios, de lo contrario, no cuenta».

Si quieres saber más sobre lo que sucede en China, te recomiendo la sección de «Desde las entrañas del Dragón» y las siguientes entradas:

*42 es una institución de programación informática donde inicialmente debes completar un programa de entrenamiento intensivo de cuatro semanas llamado piscine (piscina), que tiene por objetivo acercar la programación a las personas sin importar su campo de trabajo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s