China cumple 70 años

Este primero de octubre se cumplen los setenta años de la fundación de la República Popular China, el país llega a su cumpleaños con grandes retos y oportunidades. Para comenzar, este cumpleaños número 70 está enmarcado por la construcción del puente combinado tren-carretera del estrecho de Pingtan , en la provincia de Fujian, en el sureste de China que es el puente marítimo combinado más largo del mundo con una longitud de 16.34 kms., cuenta con una carretera de seis carriles en la parte superior y una vía férrea de alta velocidad en la parte inferior que está diseñada para apoyar a los trenes bala que viajan a una velocidad de hasta 350 kilómetros por hora.

Además el pasado miércoles 25 de septiembre, el país consiguió uno de los hitos más importantes de su historia moderna, la inauguración del nuevo Aeropuerto Internacional Beijing «Daxing». Considerada al día de hoy la obra más importante del mundo centrada en el transporte, negocios y turismo, ya que ayudará a impulsar el desarrollo de la región Beijing-Tianjing-Hebei. Esta obra contó con un presupuesto total de $63,000 millones de dólares (incluyendo la infraestructura y los nuevos enlaces ferroviarios). Esto lo llevará a convertirse en el aeropuerto más grande del mundo en cuanto a tráfico de pasajeros.

Sin embargo, no todo es miel sobre hojuelas en este 70 aniversario, actualmente Beijing enfrenta lo que podría considerarse una de sus peores crisis políticas desde 1997, y se está dando en la Región Administrativa Especial de Hong Kong, donde llevan más de tres meses de protestas en contra del proyecto de «Ley de extradición» impulsado por el gobierno central.

Además está en puerta el lanzamiento de la nueva política denominada «El Sistema de Crédito Social» (SCS) basado en un sistema nacional de reputación a través de la puntuación personal como resultado del comportamiento diario. Con el se busca medir el comportamiento social y confiabilidad de las personas y empresas, y se planea que entre en operaciones en el todo el país a partir del 2020. Este sistema resulta muy controversial en occidente, sin embargo no se siente así en China.

Y no podemos dejar a un lado los grandes problemas medioambientales que enfrenta fruto de su rápido crecimiento y desarrollo, y la guerra comercial con los Estados Unidos de Norteamérica.

¿Cuáles son algunos de los aciertos de China a estos setenta años?

Para contestar a esta pregunta es importante hacer un breve recuento histórico debido a que lograr lo que el país asiático ha alcanzado en estos setenta años, no es obra de la casualidad, sino más bien, de una planeación y acertada aplicación de políticas públicas.

El primero de octubre de 1949, Mao Zedong en un grito nacionalista proclamó desde la plaza Tiananmen lo siguiente: «China se ha puesto en pie», una frase que simbolizaba el que los chinos recuperaban el orgullo de serlo, dejando atrás ciento nueve años de sumisión colonial y de humillaciones de todo tipo. Así comenzarían los primeros 30 años de la República Popular China gobernada entre aciertos y desaciertos por su gran líder Mao Zedong.

En 1978 a la muerte de Mao, Deng Xiaoping su nuevo lider lanzó la denominada política de «reforma económica y apertura al exterior», proclamando: «renunciamos a la lucha de clases como foco central del trabajo del Partido, y ponemos en su lugar el desarrollo económico».

También acuñó la frase «No importa de que color sea el gato, lo importante es que sirva para cazar ratones», y se dedicó a impulsar a lo que denominaba «las 4 modernizaciones» la económica, la defensa nacional, la agricultura y el desarrollo en ciencia y tecnología.

El año pasado en la fiesta de conmemoración de estos cuarenta años de apertura económica el presidente Xi Jinping advirtió que «nadie está en posición de dictar al pueblo chino lo que debería hacer» y aprovechó la ocasión para ondear la bandera nacionalista y sentenció: «no hay un libro de texto con reglas de oro para guiar la reforma y el desarrollo de China, un país de más de 5.000 años de historia y más de 1.400 millones de personas».

Hace diez años en la conmemoración de su 60 aniversario el mundo se enfrentaba a la mayor crisis financiera de su historia, lo que le dio a China la oportunidad de convertirse en un actor clave en el desarrollo global. Con un estímulo económico de $586,000 millones de dólares impulsado por el gobierno central, el país fue capaz no solo de mantener su crecimiento económico sino además, de aprovechar la oportunidad para posicionarse como la segunda economía del mundo a través de su desarrollo económico, llevando al entonces presidente de los Estados Unidos Barack Obama a afirmar que la relación entre Estados Unidos y China determinaría el siglo XXI.

Este cambio de paradigma de la política económica china ha dado como resultado que el país haya en los últimos cuarenta años, sacado a más de 800 millones de personas de la pobreza, contar con la red ferroviaria de trenes de alta velocidad más grande del mundo con más de 29,000 kms., y ha alcanzado los altos niveles de desarrollo en nuevas tecnologías como la Inteligencia Artificial, Deep Learning, el sistema de pagos electrónicos a nivel mundial, entre otras muchas cosas.

Con la llegada del presidente Xi Jinping al poder en 2012, el paradigma chino ha vuelto a cambiar y en su discurso inaugural lo dejó muy claro estipulando lo siguiente:

«China necesita aprender más sobre el mundo, el mundo también necesita aprender más sobre China».

La visión colectiva del futuro de China impuesta por Xi Jinping marca el presente del país, pero se nutre del pasado. En solo cuatro décadas, el país ha pasado de ser pobre y subdesarrollado a potencia mundial.

Desde la llegada al poder de Xi Jinping en 2012, el jefe de Estado promete al pueblo el retorno a la grandeza de antes. Su «sueño chino» apela al sentido histórico de la población. Los planes del «gran renacimiento de la nación china» apoyándose en la iniciativa global denominada «La Franja y la Ruta» y en su propio pensamiento denominado «Socialismo con Características Chinas para una Nueva Era» aprobado en el pleno del XIX Congreso del Partido Comunista de China (PCC) e incluido en su Constitución, apuntan al 2049. Para el centenario de la República Popular China, el país aspira a ser nuevamente una verdadera potencia mundial.

Y así con una serie de aciertos, retos y oportunidades de desarrollo es como la República Popular China, llega a su cumpleaños número setenta, no me queda mas que desear al pueblo chino un feliz primero de octubre y un muy especial 70 aniversario.

热烈庆祝中华人民共和国成立70 周年!

Twitter @ma_nan

Artículo publicado originalmente en el periódico «La Silla Rota» (03/10/2019)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s